El primer Mundial de Polo Femenino es para Argentina

El seleccionado nacional venció a Estados Unidos por 6 a 2, ante seis mil espectadores, en el Campo Argentino de Polo de Buenos Aires.
Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter

©Constanza Viarenghi

El sábado 16 de abril pasado, el deporte nacional escribió una nueva página en su historia al consagrarse campeona del primer Mundial de Polo Femenino, disputado en el Campo Argentino de Polo de Buenos Aires, tras vencer en la final al seleccionado de Estados Unidos por 6 a 2 ante seis mil espectadores.

El conjunto dirigido por Milo Fernández Araujo concluyó el torneo invicto. Para llegar a dicha instancia, superaron a Italia por 7 a 0 ½. Mientras que el tercer puesto del mundial quedó para las británicas, que superaron por 6 a 5 ½ a Italia, en un partido vibrante que se definió con un tanto sobre el final.

Azucena Uranga, Paulina Vasquetto, Agustina Imaz y Catalina Lavinia fueron las integrantes del seleccionado nacional que, durante toda la competición, demostró ser el equipo más sólido. 

La capitana del equipo, Azucena Uranga, fue clave porque luchó en todos los sectores del terreno, asistiendo a sus compañeras para que conviertan. Por su parte, Agustina Imaz fue una delantera peligrosa y eficaz mientras que, Paulina Vasquetto, una muralla defendiendo los mimbres propios. Finalmente Catalina Lavinia que, con tan solo 16 años, fue el cerebro y la goleadora del equipo con 10 tantos.

Cabe recordar que este primer mundial se jugó desde el 9 abril y reunió a los seleccionados de Argentina, Estados Unidos, Italia, Inglaterra, Brasil e Irlanda. 

Para concretar este hecho histórico en el deporte nacional, la Asociación Argentina de Polo (AAP) trabajó durante más de cinco años en desarrollar la rama femenina, con la creación del Argentino Abierto. Esto consolida la idea de que hay una apuesta a la inclusión, a reafirmar la idea de que el polo mundial es dominio celeste y blanco, con un nuevo capítulo de su historia escrito en el mítico Campo Argentino de Polo, como aquel de 1987 con el nacimiento del Mundial de 14 Goles.